• Portada
  • U. de Chile
  • Contacto
  • Webmail
  • U-Cursos
  • Personas
  • Sitios web (A-Z)
  • RSS

Buscador de noticias

Por título o palabra clave

Compartir noticia:

Facultad de Artes

Reportaje:

"Cabo de Hornos" el proyecto de Enrique Matthey que articula arte, docencia y extensión

Diversos hitos de la vida del artista visual y académico del DAV Enrqiue Matthey, dieron paso a su proyecto expositivo de extensión y docencia titulado Cabo de Hornos.

Diversos hitos de la vida del artista visual y académico del DAV Enrqiue Matthey, dieron paso a su proyecto expositivo de extensión y docencia titulado "Cabo de Hornos".

Para el desarrollo de esta iniciativa el artista junto a un equipo de trabajo, planificó una serie de exposiciones que comenzarán a desarrollarse a partir de julio de este año. (Obra de I. Gumucio).

Para el desarrollo de esta iniciativa el artista junto a un equipo de trabajo, planificó una serie de exposiciones que comenzarán a desarrollarse a partir de julio de este año. (Obra de I. Gumucio).

Igancio Gumucio es uno de los primero en exponer en lo que ha dado en llamar De la boca para afuera.

Igancio Gumucio es uno de los primero en exponer en lo que ha dado en llamar "De la boca para afuera".

Gumucio expondrá cuadros más bien opacos, ya que ya que cuando pienso en lo brillante y lo opaco de la pintura y de los colores que uso, imagino  los tonos de una voz, dijo.

Gumucio expondrá cuadros más bien opacos, ya que "ya que cuando pienso en lo brillante y lo opaco de la pintura y de los colores que uso, imagino los tonos de una voz", dijo.

En las pinturas muestro personajes que creo hacen estos sonidos muy sutilmente. contó Ignacio Gumucio

"En las pinturas muestro personajes que creo hacen estos sonidos muy sutilmente". contó Ignacio Gumucio

Antonia Daiber exhibirá Aparecidos consistentes en dibujos hechos a partir de una superposición de achurados de colores, utilizan como modelo cintas familiares de los años 40.

Antonia Daiber exhibirá "Aparecidos" consistentes en dibujos hechos a partir de una superposición de achurados de colores, utilizan como modelo cintas familiares de los años 40.

Este trabajo obedece a una búsqueda material en la que he trabajado y es una búsqueda vinculada al uso de la lija, un material abrasivo, como soporte para el dibujo con pastel graso contó Daiber.

"Este trabajo obedece a una búsqueda material en la que he trabajado y es una búsqueda vinculada al uso de la lija, un material abrasivo, como soporte para el dibujo con pastel graso" contó Daiber.

Las exposiciones que conforman el proyecto Cabo de Hornos se desarrollarán en la Galería Posada del Corregidor.

Las exposiciones que conforman el proyecto "Cabo de Hornos" se desarrollarán en la Galería Posada del Corregidor.

Treinta artistas, algunos emergentes y otros de destacada trayectoria, fueron convocados por el artista visual y académico del Departamento de Artes Visuales (DAV) de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, Enrique Matthey, para dar vida a su proyecto "Cabo de Hornos", que a través de un convenio con la I. Municipalidad de Santiago y diversas exposiciones, busca cultivar la práctica y la reflexión teórica e histórica de las artes visuales en relación con la sociedad.

Diversos hitos de la vida del artista visual y académico del DAV Enrqiue Matthey, dieron paso a su proyecto expositivo de extensión y docencia titulado Cabo de Hornos. Una apuesta que a través de la participación de teóricos del arte y diversos artistas emergentes y consagrados, busca establecer una producción reflexiva y crítica, basada en el intercambio entre distintas universidades y en relación con el medio externo, y que además que comprende una serie de exposiciones que se desarrollarán en la Galería posada del Corregidor a lo largo de poco más de tres años.

“Este es un proyecto que se concreta a partir de una serie de hitos independientes que transcurrieron en un lapso de tiempo de al menos diez años. Hitos que al conectarse entre ellos derivaron en la puesta en marcha de esta iniciativa”, contó el artista.

Algunas de esas vivencias fueron fundamentales para dar el puntapié inicial a la ambiciosa propuesta del artista, como “el movimiento de piso”, que le provocaron algunas exposiciones que visitó y que volvió a ver en más de una ocasión. “Otro hito fue una frase muy inquietante y provocadora que expresó Adriana Valdés en una ponencia en 2009, con motivo de la Trienal de Santiago, en que dijo: ‘Lo que espero de esta Trienal es no encontrarme con obras interesantes’”, detalló el profesor del DAV.

Asimismo, en una visita a la Ciudad de México, Matthey tuvo la oportunidad de asistir a una gran exposición de célebres artistas en el Centro San Ildefonso, “donde había al menos unas veinte obras, entre las que recuerdo las de Francis Alÿs, Bruce Nauman, Teresa Margolles, Gordon Matta-Clark, On Kawara, Doris Salcedo y Andreas Gursky. En ese momento llamó mi atención cada una de las monumentales salas del patrimonial edificio diciéndome: ‘¡Qué interesante! ¡Qué interesante!’, sin que me pasara algo más que esa indiferente sensación interna que no me lograba conmover […]De pronto mi nieto que me acompañaba, se liberó de mi brazo y se puso a correr gritando por las espaciosas salas generando un eco que realmente sí me estremeció”, recordó.

En ese mismo país Enrique Matthey vivió otra de las experiencias que motivaron el proyecto Cabo de Hornos: “Visitamos las ruinas de Xochicalco, encontrándome ahí con una escena que me caló profundo: en una pirámide de piedra rojiza no muy alta, finamente labrada con figuras en relieve, reposaban inmóviles al menos una decena de enormes lagartos oscuros bajo los ardientes rayos del sol”, contó. 

Dichas experiencias hicieron que en el artista “emergiera repentinamente un fuerte hilo conductor, que las conectó con los hitos anteriores que he relatado, surgiendo entonces la pregunta sobre qué era lo que las conectaba. La respuesta no tardó en llegar: los materiales, los procedimientos, o sea el lenguaje, el cómo se enuncia lo que vemos de una obra y cuando el contenido de esa obra que vemos actúa en complicidad con la forma”, señaló. 

Así surgió Cabo de Hornos, un proyecto que agrupa a la I. Municipalidad de Santiago con el Departamento de Artes Visuales de la Universidad de Chile como los organizadores y como patrocinantes a la Universidad Alberto Hurtado, Pontificia Universidad Católica y Taller Bloc, todas entidades que cultivan la práctica y la producción teórica e histórica de las artes visuales, con el objetivo de construir vínculos del quehacer disciplinar de las artes visuales y de formación con la ciudadanía.

“Lo central de esta iniciativa es que permita irradiar, formar e integrar al público de la comuna de Santiago y de otras aledañas, sobre el desarrollo de una práctica que por tradición se ha mantenido recluida dentro de un circuito selecto y privilegiado”, expresó Matthey.

Las quince exposiciones

En en relación con eso el artista junto a un equipo de trabajo, planificó una serie de exposiciones que comenzarán a desarrollarse a partir de julio de este año.

“Los artistas seleccionados corresponden a cultores activos de las artes visuales, pertenecientes a distintas generaciones y que han demostrado —algunos en pocos años, otros a lo largo de una dilatada trayectoria— poseer una propuesta de creación de alto nivel, reconocida por pares y expertos que, en este caso, es avalada por las universidades comprometidas en el proyecto”, indicó.

Los artistas que participan en el proyecto Cabo de Hornos son (se mencionan por duplas y en el orden que expondrán): 1) Antonia Daiber e Ignacio Gumucio; 2) Camila Moya y Juan Céspedes; 3) Catalina Donoso y Cristián Salineros; 4) Adolfo Martínez y Rodrigo Canala; 5) Alejandro Leonhard y Enrique Matthey; 6) Livia Marín y Tomás Fernández; 7) Diego Lorenzini y Cristián Silva; 8) Mónica Bengoa y Pablo Ferrer; 9) Pablo Rivera y Andrés Bortnik; 10) Magdalena Atria e Ivo Vidal; 11) Francisca Sánchez y Gerardo Pulido; 12) Natalia Babarovic y Sebastián Preece; 13) Milena Gröpper y Claudio Correa; 14) Rodrigo Galecio y Christian Yovane; 15) Francisca Montes y Tomás Rivas. 

“Los invitados exhibirán sus obras en duplas pero de manera individual: uno expondrá en el primer piso de la casona colonial y otro en el segundo piso de la misma. De este modo mostrarían al menos cuatro parejas por año durante poco más de tres años”, puntualizó Matthey.

Todos los artistas invitados poseen en común que sus obras se caracterizan por privilegiar la aventura y experiencia del lenguaje. Así lo manifestó el propio Matthey al aseverar que “son los materiales y los procedimientos donde se concentra la mayor atención, donde lo que importa más es el CÓMO se enuncia, haciendo que el contenido, que se asocia con el QUÉ se enuncia, actúe en sociedad con la forma”.

Los primeros en exponer son Antonia Daiber e Ignacio Gumucio, quienes desde el próximo 23 de julio presentarán sus obras Aparecidos la primera y De la boca para afuera el segundo.

“En De la boca para afuera presentaré diez pinturas hechas este año. Estos cuadros son opacos y los quería opaco así, por eso trate de sacar el mayor rendimiento que podía al látex, ya que cuando pienso en lo brillante, lo opaco de la pintura y en los colores que uso, imagino los tonos de una voz. Incluso involuntariamente al pintar, aveces susurro grave cuando pongo látex y zeteo agudo pincelando con un barniz”, contó Gumucio y agregó “en las pinturas muestro personajes que creo hacen estos sonidos muy sutilmente”. 

Antonia Daiber en Aparecidos exhibirá un conjunto de pasteles sobre papel de lija de 70x90 cm. y otros formatos más pequeños. Sus dibujos son hechos a partir de una superposición de achurados de colores y utiliza como modelo cintas familiares de los años 40. 

“Este trabajo obedece a una búsqueda material en la que he trabajado hace un tiempo y es una indagación vinculada al uso de la lija, un material abrasivo como soporte para el dibujo con pastel graso”, contó la artista y agregó: “los modelo utilizados son fotografías en las que cada cosa carece de detalle, a penas se distinguen los rostros de los personajes”.

De allí que Aparecidos sea el resultado de imágenes algo abstractas en las que se observan escenas familiares y paisajes. Sin embargo, contiene un carácter formal o material que se impone a la vista a través del color del pastel y la textura propia de la lija que lo hace aparecer.

“En este sentido el trabajo se relaciona totalmente con la curatoria de Cabo de hornos puesto que la línea apunta a artistas que trabajan en torno a la presencia material de la obra, más que en la construcción de un discurso conceptual", expresó Daiber.

Extensión y teóricos e historiadores del arte

Pero además de las exhibiciones el proyecto Cabo de Hornos tiene un carácter de extensión a la comunidad, por eso en su diseño se contemplan actividades docentes encabezadas por académicos y estudiantes universitarios, en torno al ejercicio disciplinar y exploratorio de las artes visuales, mediante charlas, seminarios, cursos u otras instancias que faciliten el intercambio presencial de saberes, desde visiones que comprendan la presencia de quienes ejercen la práctica y de quienes a partir de esta construyen historia y teoría. 

Además en Cabo de Hornos es fundamental la participación de teóricos e historiadores del arte, principalmente como una forma de generar instancias académicas que permitan encausar este proyecto entre los estudiantes de artes visuales y de teoría e historia del arte, como también permitir el encuentro e intercambio entre académicos y estudiantes de distintas universidades.

“Veintiuno de los treinta artistas invitados a participar con sus obras en esta iniciativa imparten docencia en siete universidades: U. de Chile, PUC, U. Diego Portales, U. Finis Terrae, UMCE, Instituto de Artes de la UC de Valpo. y U. Andrés Bello, asunto que facilita de gran manera el intercambio estudiantil y la incorporación de teóricos e historiadores que ya han manifestado su interés por participar Proyecto Cabo de Hornos” señaló Enrique Matthey.

Un ejemplo de ello es el curso Técnicas, medios y soportes queactualmente imparten el académico y subdirector del DAV, Pablo Ferrer y Paula Arrieta, académica y Jefa de Carrera del Departamento de Teoría e Historia del Arte de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile. Ellos invitarán a su clase a los artistas que estén exponiendo dentro del marco del proyecto Cabo de Hornos, para que hablen de la producción de sus obras a partir del programa de ese curso, que está dirigido a estudiantes de Teoría e Historia del Arte, pero que incorporará al público interesado que se haya inscrito con antelación en la Galería Posada del Corregidor para asistir a estas instancias de docencia.

Al finalizar el proyecto se producirán tres libros/catálogos con las obras y textos de los artistas y de teóricos e historiadores del arte que se pronuncien sobre el enfoque del proyecto y sobre lo exhibido.

Igora Martínez, Periodista del Departamento de Artes Visuales. Fotografías: Cortesía de los artistas.

Jueves 4 de julio de 2019

Compartir:
http://uchile.cl/a155355
Copiar

Enviar

Nombre Destinatario:
E-mail Destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: