• Portada
  • U. de Chile
  • Contacto
  • Webmail
  • U-Cursos
  • Personas
  • Sitios web (A-Z)
  • RSS

Buscador de noticias

Por título o palabra clave

Compartir noticia:

Facultad de Artes

El contexto del Departamento de Teatro en cuarentena

Las actividades presenciales del Departamento de Teatro se encuentran suspendidas por la contingencia nacional.

Las actividades presenciales del Departamento de Teatro se encuentran suspendidas por la contingencia nacional.

Dado a la contingencia nacional que el país y el mundo atraviesa, desde marzo de este 2020 nuestro Departamento de Teatro se ha mantenido cerrado y con suspensión de todas sus actividades presenciales.

Ante la contingencia nacional, el año académico ha iniciado en abril con clases presenciales de pregrado de las carreras de Actuación Teatral y Diseño Teatral. Mientras que en el área de Educación Continua las clases comienzan a fines de mayo. Y por su lado, las actividades de extensión se están reformulando de manera online desde mayo también.  

Ante esto, el sub director Camilo Rossel, y el director del Departamento, Hiranio Chávez Rojas nos cuentan un poco más de cómo ha sido el funcionamiento del Departamento en este contexto.

¿Cómo ha sido para el Departamento iniciar este año académico?

C.R: Ha sido un inicio complejo, con una alta concentración en la docencia. Pero a pesar de la crisis sanitaria y de la enorme cantidad de energía que ha requerido la reconfiguración y planificación de la docencia a este nuevo formato virtual ya estamos pudiendo comenzar a atender y continuar con muchas de las otras labores y proyectos departamentales. En este sentido nuestro Departamento tiene una hoja de ruta (el Proyecto de Desarrollo Institucional, PDI, de nuestra unidad) que fue un logro de nuestra comunidad académica y funcionaria durante el año 2018 y principios del 2019.

En este sentido actualmente estamos en un proceso fundamental de ordenación y definición de las tareas administrativas de nuestra unidad, perfilando y redefiniendo los cargos y las funciones fundamentalmente de todo nuestro equipo de funcionarios y profesionales. Así mismo hemos estado fortaleciendo la estructura institucional para el apoyo de labores como la de extensión, creación e investigación a través de múltiples proyectos y acciones que hemos podido, en su mayoría, continuar desarrollando.

¿Cuáles son los desafíos al enseñar una disciplina como Actuación Teatral y Diseño Teatral, vía online?

C.R: Sin duda uno de los mayores desafíos tiene que ver con que el Teatro ha implicado siempre una relación de presencialidad directa fundamental. En ese sentido el primer impulso de la mayoría de las personas que estamos vinculadas al teatro y a las artes escénicas es sentir que sin esa presencialidad y/o convivio nuestra práctica no puede suceder y, por lo tanto, su existencia se ve amenazada. A partir de este lugar, el primer gran desafío es pensar nuestra disciplina en este contexto de virtualidad forzada; en principio gran parte de nuestro medio pensó y dijo que sería imposible hacer teatro en estas condiciones, pero en estos últimos meses hemos visto que las instancias de teatro virtual y teatro online se han multiplicado por doquier, sin duda en gran medida por la precarización laboral de nuestro país que, si bien no es exclusiva de las artes afecta a nuestro ámbito radicalmente dado el alto grado de informalidad en las relaciones laborales.

En este sentido resulta muy interesante el debate que se ha dado sobre esta cuestión, tanto desde la perspectiva planteada, por ejemplo, por Manuela Infante (egresada y titulada de la carrera de actuación) en este artículo así como desde la perspectiva planteada por Iván Insunza (actual docente de ambas licenciaturas) en este otro artículo. En un debate como este te das cuenta que hay muchas cuestiones que pensar respecto de cómo se vinculan nuestras disciplinas con el contexto, con el mercado, con la sociedad y a la larga con nuestro tiempo y, un espacio por escencia reflexivo como la universidad, no puede dar respuestas rápidas y tajantes a una situación como esta y eso sin duda constituye un primer nivel de este desafío. A eso hay que sumar el aspecto pedagógico que, creo, es una pregunta un tanto diferente a la anterior, es decir, si una cosa es preguntarse si es posible hacer teatro a través de medios virtuales una cosa un tanto diferente es preguntarse si es posible (o cómo es posible), a través de medios virtuales, enseñar a hacer teatro. Ese aspecto pedagógico contenido en esta última pregunta es fundamental ya que en muchos sentidos nuestro medio ha naturalizado la manera en que se debe enseñar el teatro (una muestra de eso es que si tú ves los currículums de la mayoría de las carreras de actuación en chile son, en su núcleo esencial, básicamente lo mismo) y, entonces, si no te haces preguntas o no te mueves de esa zona de confort respecto de lo que uno creía que era enseñar te quedas con opciones bien restringidas; o eres coherente con la idea que no se puede enseñar teatro sin presencialidad lo cual te debería llevar a suspender cualquier proceso pedagógico mientras dure esta pandemia o tratas de hacer lo mismo que hacías siempre pero esta vez online o por video tutoriales lo cual, sin duda, nunca será lo mismo que hacerlo en vivo. Frente a eso, nuestros claustros de docentes y académicos de ambas carreras han asumido el desafío de pensar el proceso pedagógico en un contexto como el que estamos, es decir, pensar seriamente qué significa enseñar a realizar una disciplina artística, cuáles son los aprendizajes que deben desarrollar los estudiantes y, dado el contexto actual, investigar la mejor manera para ir desarrollando esos aprendizajes con las limitantes que tenemos dada esta crisis. En todo caso, si bien esta crisis hace urgente reflexionar qué significa enseñar y cómo enseñamos las disciplinas que practicamos, esta es una cuestión que hemos venido trabajando hace ya un tiempo con las transformaciones curriculares de ambas carreras asociadas a nuestra unidad.

¿Cuál creen que es el rol del Departamento de Teatro de la Universidad de Chile dada esta contingencia?

C.R: Sin duda es hora que la Universidad retome un rol activo en el ámbito de la cultura y las artes frente a la sociedad. En ese sentido es necesario, en primer lugar, reconocer que durante mucho tiempo hemos estado fuera de las grandes discusiones culturales y artísticas del país. Sin duda en esto hay una gran responsabilidad de quienes hemos estado al interior de la institución universitaria pero, para ser justos, también hay que reconocer que el descrédito y el debilitamiento de las instituciones ha sido parte del proyecto político e ideológico instalado desde la dictadura en adelante y que, finalmente, es parte de la organización social contemporánea, llamémosla neoliberal, posmoderna o como se quiera, y en ese contexto las instituciones, que no son sino la manifestación del acuerdo de un colectivo, han caído en descrédito frente al valor del individuo y sus intereses particulares. Una situación como la que estamos viviendo hoy hace evidente el peligro y la desprotección de una sociedad que no cree en las instituciones o en las colectividades y en donde cada uno se salva como puede. En este sentido el rol de instituciones como la nuestra en situaciones como la actual debería ser multidimensional; por un lado, tal como lo decía antes, hay muchas cuestiones relativas a la disciplina y su enseñanza que esta situación nos hace reflexionar y es nuestro deber hacerlo; Por otra parte hay una serie de problemas políticos para nuestro medio que involucra una situación como esta, sin ir más lejos el asunto laboral en las artes, en la que nuestra institución debería tener algo que decir e instalar aquello en la opinión pública; Por otra parte la tarea extensional en una contingencia como esta ya se puede ver que es central y, en ese sentido, nuestra institución tiene los recursos humanos para transformarse en un polo de propagación cultural importante en este contexto.

H. C. : La Universidad de Chile ha sido pionera en los aspectos sociales, históricos y de investigación científica y tecnológica en nuestro país, como asimismo el teatro en el resto de América Latina. Asimismo, ha tenido una mirada de largo alcance en el campo de la educación, formando a destacados artistas e intelectuales que han hecho posible un desarrollo integrador, entonces no debemos perder esa tradición que nos ha permitido evolucionar para buscar una revolución en todos los aspectos concernientes al ser humano y la sociedad. Por lo tanto, el rol del Departamento de Teatro es investigar y buscar por medio de la transversalidad no sólo del arte, sino que con las otras ciencias un nuevo lenguaje que nos permita avanzar en medio de la contingencia, nuevas formas y maneras de comunicarnos entre los distintos estamentos, aprendiendo a tener presente siempre una mirada horizontal y no hegemónica.

Es necesario entonces recordar y recuperar el lugar que corresponde a una institución señera en las artes, aportando al desarrollo de nuestro país como lo fue desde la fundación del Teatro Chileno.

¿Qué mensaje le transmitirían a la comunidad estudiantil, académica y funcionaria con respecto a este año académico en este inusual contexto?

C.R: Creo que en este contexto se hace evidente para toda nuestra universidad aquello que, muchas veces, se repite como slogan pero sin comprenderlo muy bien; el hecho de que la Universidad la hacemos tod@s, y nos necesitamos mutuamente para poder existir como institución y para realizar lo que nos propusimos realizar colectivamente. Eso requiere mucha flexibilidad, comprensión y trabajo por parte de toda la comunidad. Es clave comprender que, sobre todo en este contexto, nadie tiene la respuesta o la solución mágica a los problemas que estamos enfrentando y, por lo tanto, solucionarlos requiere del aporte y la empatía de todos los miembros de nuestra comunidad. Tod@s estamos aprendiendo cómo funcionar en este nuevo contexto y por lo tanto, sin duda, cometeremos errores, por lo cual es fundamental tener la tolerancia suficiente para colaborarnos en mejorar esos errores que podamos ir cometiendo y, por supuesto, es fundamental también tener la voluntad de apoyarnos mutuamente. Estos últimos meses han sido extremadamente agotadores para gran parte de la comunidad universitaria debido a la cantidad de maneras nuevas de hacer las cosas que hemos tenido que aprehender. Personalmente, yo no hubiera logrado aquello sin la labor central de los funcionarios de colaboración que han continuado realizando su trabajo desde sus hogares, sin el esfuerzo de los académicos y los docentes de ambas carreras que se han esforzado por pensar y adaptar estrategias formativas a esta contingencia y, sin duda, sin la colaboración de los estudiantes que han tenido una enorme comprensión frente a la incertidumbre de sus procesos formativos a los que nos ha llevado esta pandemia. En ese sentido hasta ahora hemos podido solucionar todo lo que se nos ha venido encima gracias a esa voluntad, comprensión, tolerancia y flexibilidad con la que hemos podido operar. Por ello espero que podamos seguir enfrentando los desafíos que se nos vendrán con el mismo espíritu colaborativo que hemos tenido hasta ahora.

H.C.: La Universidad de Chile busca la integración y la lucha frente a la adversidad reflexionando entre los distintos estamentos de modo de aprender a dialogar, a ser tolerantes y a comprender que entre todos debemos construir un espacio más tolerante, integrador y democrático. Para ello la enseñanza-aprendizaje es una de las herramientas que nos permitirá conseguir el objetivo. La tranquilidad es parte fundamental para reaccionar y construir en colectivo.

Comunicaciones Detuch

Jueves 14 de mayo de 2020

Compartir:
http://uchile.cl/a163428
Copiar

Enviar

Nombre Destinatario:
E-mail Destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: