• Portada
  • U. de Chile
  • Contacto
  • Webmail
  • U-Cursos
  • Personas
  • Sitios web (A-Z)
  • RSS

Buscador de noticias

Por título o palabra clave

Compartir noticia:

Facultad de Artes

Dedicó 40 años a la docencia:

Carmen Luisa Letelier fue nombrada Profesora Emérita de la Universidad de Chile

Carmen Luisa Letelier fue nombrada Profesora Emérita de la Universidad de Chile

Carmen Luisa Letelier fue nombrada Profesora Emérita de la Universidad de Chile

La profesora Letelier compatibilizó durante años su carrera como cantante lírica con sus labores académicas en el Departamento de Música de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile.

La profesora Letelier compatibilizó durante años su carrera como cantante lírica con sus labores académicas en el Departamento de Música de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile.

La cantante lírica, académica y Premio Nacional de Artes Musicales (2010) recibió la máxima distinción que entrega la Casa de Bello a sus académicos de la más alta jerarquía por sus méritos y contribución al saber superior. Pese a que formalmente se encuentra jubilada desde fines del año pasado, declara que con este reconocimiento "me siento más vinculada que nunca a la Universidad y con la tremenda obligación de corresponder a este honor".

En noviembre de 2019, en plena revuelta social, la cantante lírica, académica y Premio Nacional de Artes Musicales (2010), Carmen Luisa Letelier, cesó sus labores docentes en la Facultad de Artes y se jubiló. La decisión puso fin a una carrera de cuarenta años dedicada a la formación de nuevas generaciones de cantantes en la Universidad de Chile.

“No fue fácil”, expresa la profesora frente a la pantalla de su computador. “Me costó mucho tomar la decisión, pero lo hice por razones personales, porque estaba un poco cansada para realizar una jornada completa y todos los compromisos que eso significa. Me gustaba mucho hacer clases, me encanta y si alguien me pide clases, yo feliz le hago, pero ya no con ese horario tan exigente”. También quería dedicarse a pasar más tiempo con sus nietos y amigas. “¡No he podido hacer nada de eso!”, dice irónicamente, debido a que pocos meses después de su retiro de las aulas hubo que enfrentar la pandemia del Covid-19, lo que la obligó a confinarse de manera estricta.

Fue en esa situación de confinamiento cuando recibió la noticia de que el Rector de la Universidad de Chile, Dr. Ennio Vivaldi, la había nombrado Profesora Emérita. El nombramiento es el máximo reconocimiento a los académicos de la más alta jerarquía por su contribución al saber superior.

“Es un honor increíble, inmerecido, porque hay tantos profesores que han pasado por la Universidad de Chile y han hecho tanto o más que yo. Le agradezco mucho al exdecano Luis Orlandini, que fue quien presentó la propuesta, y al Consejo de Facultad actual que la aceptó. La Universidad de Chile ha sido como mi casa siempre, entonces es realmente muy emocionante”, manifiesta.

Poseedora además de una exitosa carrera como cantante y un Premio Nacional de Artes Musicales que lo refrenda, la profesora Letelier tiene claridad al momento de aconsejar a quienes quieran dedicarse al canto lírico.

“Tiene que amar la música, eso es muy importante. También tiene que cuidarse mucho porque para un cantante es fregao ya que no puede trasnochar, no puede tomar trago, tiene que dormir bien, porque todo eso influye en la voz. Esta es una carrera muy demandante, muy exigente, hay que estudiar mucho, hay que cantar todos los días, entonces uno tiene que estar muy decidido que esto es lo que quiere hacer”.

Presente pandémico y futuro incierto

La profesora Carmen Luisa dice que en esta virtualidad obligada le ha ido bastante bien con las plataformas digitales, que ha podido tener reuniones, participar de videollamadas e incluso ver algunos espectáculos artísticos realizados en pandemia. “Se ve bien, pero en ningún caso reemplaza lo presencial. Es como llamar por teléfono a una persona en vez de hablar con ella personalmente”, dice. Explicita aún más su punto: “Vi el concierto de Patricia Cifuentes (soprano) en Rapel y fue muy notable. También algunos de Romilio Orellana (guitarrista), de Luis Orlandini (guitarrista) y de algunos coros profesionales como el del Teatro Municipal. Pienso que si se trata de un solista resulta bien, pero ya cuando son conjuntos la cosa se complica. Si no están todos juntos tocando, no me convence”, recalca.

Cuenta que el confinamiento le ha permitido dedicarse a escribir. Está embarcada en dos proyectos, uno de índole más personal y que corresponde a las memorias de su familia y que está destinado a sus nietos, y el otro es una publicación que compila la historia del Ensemble Bartok, agrupación de la que forma parte y que durante la pandemia perdió a su directora, Valene Georges.

“Valene estaba escribiendo un libro que se llamaba Las aventuras del Ensamble Bartok y es que realmente nuestra existencia como ensamble fue muy aventurera, porque hacíamos muchas cosas, giras, conciertos, estrenos. Antes de la pandemia nos estábamos juntando una vez a la semana para recordar, especialmente ella, yo y Eduardo Salgado, que somos los más antiguos. Yo tengo ese escrito que inició Valene y estoy tratando de ordenarlo, pero me faltan todos los detalles que ella tenía en su archivo personal respecto a las fechas, los programas, las fotografías. Estoy a la espera de que las condiciones sanitarias me permitan ir a su casa por esos materiales. Estoy bien entusiasmada de hacer este libro y también siento una gran responsabilidad porque Valene se nos fue tan de repente y es necesario hacer un reconocimiento a todo lo que ella hizo porque fue una mujer notable de la música chilena”.

Algo más incierto es el momento para retomar el trabajo de orden y catalogación de la colección de grabaciones de cintas magnéticas de Alfonso Letelier Llona, su padre, compositor y exdecano, que como familia donaron hace unos años a la Facultad de Artes.

“Ahí hay tesoros de la música chilena, obras, primeras audiciones, ensayos de muchos músicos nacionales que ya no están, entonces estábamos haciendo un trabajo con Francisco Miranda de ordenar todo esto, de ponerle nombre, fecha, definir quienes participaron. Eso está detenido porque todo el material está en la Facultad, pero queda mucho todavía por revisar”.

“Yo sigo vinculada a la Facultad. Uno jubila, pero me siento muy comprometida con la Universidad. Sobre todo después del nombramiento de Profesora Emérita, siento una tremenda obligación de corresponder este honor”, concluye.

Gabriela González Fajardo, periodista de Gestión y Comunicaciones DMUS.

Lunes 23 de noviembre de 2020

Compartir:
http://uchile.cl/a171066
Copiar

Enviar

Nombre Destinatario:
E-mail Destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: